Conoce a las autoras del II Premio RipleyAmparo Montejano
Alt text

Amparo Montejano, autora de "El monstruo de las galletas"

Las entrevistas a cada una de las autoras de los doce relatos seleccionados que integran la Antología del II Premio Ripley continúan. Hoy hablamos con Amparo Montejano, autora del relato "El monstruo de las galletas".

Antes de comenzar a conocer más sobre ti y tu relato, cuéntanos cómo conociste la convocatoria del Premio Ripley y qué te llevo a participar.

La verdad es que siendo la directora de una web literaria como lo es “Círculo de Lovecraft”, nos sentimos “obligados” a estar al tanto de la mayor cantidad posible de certámenes y concursos literarios que atañen al género de ficción especulativa, que es —en términos generales—lo que pretendemos fomentar desde nuestra plataforma; por tal cuestión, nuestra inmersión en redes sociales es casi omnímoda (casi, jeje…). Y fue a través de éstas, como fuimos testigos de esta II convocatoria.

El hecho en sí de participar fue… ¿y por qué no? Someter a nuestra mente a retos intelectivos de este tipo, es el mejor ejercicio para estar “tonificado”, para sentirse activo a nivel creativo-emocional; ¡claro está!, siempre que se haga con el afán de disfrutar, por el placer que en sí mismo conlleva el escribir.

Sin hacernos demasiado spoiler, cuéntanos un poco acerca de tu relato. De dónde surge la idea, que querías contar.

Este relato en concreto ha sido para mí un ejercicio liberador, una catarsis, una manera de sanar viejas cicatrices del pasado… Muy sucintamente diré que, treinta años después de haber padecido acoso escolar, he esbozado en estas líneas—y a través de su pequeña protagonista— el reflectar y la consecuencia lógica de todo un proceso evolutivo a nivel personal. Afortunadamente, este cuento me ha servido para poder hablar de ello.

Su protagonista (pese a lo desequilibrada que pueda parecer en algún momento) es una niña fuerte y valiente, que consigue materializar esos pensamientos oscuros que —cuando uno pasa por una experiencia similar—, se bosquejan en la mente de cualquiera, (por muy terrible que esto último pueda llegar a parecernos).

fotos

Amparo Montejano



Y tras la obra, la autora: cuéntanos un poco más de ti: ¿es tu primera participación en un premio o ya tienes otras obras publicadas?

En realidad, no he dejado jamás de participar en certámenes literarios —siempre por pura adrenalina intelectiva— pero, ¡sí!, es mi primera vez en un premio de tales características, y me siento muy honrada y feliz.

En cuanto al tema de la publicación, he tenido el gran honor y la gran suerte de ver relatos míos editados en importantes revistas digitales (Insomnia, Penumbria, El ojo de Uk…), y también de experimentar la gran satisfacción de escucharlos dramatizados, gracias al impresionante trabajo que hacen en nobles programas de podcast como Noviembre Nocturno, TyNM…

He de decir que una de mis aspiraciones —y que espero que el 2019 me permita ver realizada—, sería la de ver publicada mi propia antología de relatos, jeje… ¡Sí, eso estaría muy bien!

Aunque en otros países la tendencia ya es una realidad, en España aún “parece” que las autoras escriben poca ciencia ficción y terror. ¿Lo ves de ese modo? (y en ese caso, ¿por qué?)

¡Ay, madre!, entramos en terreno cenagoso… ¡Claro!, es lamentable, pero ¡es una realidad! España va —en mi humilde opinión— la friolera de veinte años o más por detrás de Europa o Norteamérica en muchos aspectos, y el literario no deja de ser una consecuencia de esa impermeabilidad cultural y librepensadora que, a día de hoy, seguimos arrastrando. ¿Cuántas obras de autoras como Gilman, Shelley, Ann Leckie, Gertrude Barrows o Shirley Jackson hay traducidas en español? Pocas, y las traducciones suelen ser bastante malas y no hacen justicia al estilo de la autora en cuestión; además, sólo las puedes encontrar en librerías especializadas, y no precisamente en la que tienes en el barrio. ¡Una pena!, pero no nos equivoquemos: lo mismo ocurre con muchos otros autores del género opuesto; ¿cuánto hay de Harlan Ellison, William Hodgson o George Orwell?... Poco, muy poco. No obstante, sí es cierto que solemos hablar de escritores masculinos (y no así de escritoras), a la hora de buscar protagonistas en la transformación de los géneros artísticos, a la hora de hacerlos visionarios en los cambios estilísticos del momento, y la literatura no difiere del resto de Artes, no es una excepción.

Uno de los motivos de la iniciativa Premio Ripley era animar a escritoras que consideraban estos géneros como ajenos a escribir, a hacerlos suyos. ¿Te consideras autora de algún género concreto? ¿Dónde te sientes más cómoda?

Pues para ser del todo sincera, y aunque me reto a mí misma para escribir de “casi” todo, me siento increíblemente cómoda en el terror; en concreto, en el apartado de “relato”. Y si ese terror soy capaz de conseguir que se fusione, que se materialice con algún aspecto social…, es decir, si consigo hacer de él una herramienta de crítica, pues ¡mejor que mejor! La idea de meter el dedo en la llaga me gusta; me vuelve creativa y es una manera de seguir protestando por aquello que considero injusto o reaccionario en los tiempos en los que vivimos.

Durante todo el proceso del Premio, y con la experiencia de la primera convocatoria, ha habido una gran actividad y resonancia en las redes y medios de comunicación. ¿Cómo lo has vivido?

Francamente, que un premio literario mueva tal cantidad de masas, nos da una idea no sólo de la calidad y el poder de la convocatoria (¡chapó!), sino, además, del increíble e ingente cantón creativo de nuevas escritoras que tenemos en este país, lo cual es para estar tod@s de enhorabuena. Imagino que lo he vivido como cualquier otra: con ilusión, ¡con mucha ilusión! ¡Jamás imaginé la repercusión que tendría para mí! Muy feliz y muy orgullosa de que me hayáis abierto esta puerta y, sobre todo, de lo que estoy aprendiendo a nivel profesional. Gracias por ello, ¡de todo corazón!