Conoce a las autoras del II Premio RipleyAna Roux
Alt text

Ana Roux, autora de "Buen viaje"

Continuamos con nuestro cuestionario a cada una de las autoras de los doce relatos seleccionados que integran la Antología del II Premio Ripley. Conoce hoy a Ana Roux, autora del relato "Buen viaje".

Antes de comenzar a conocer más sobre ti y tu relato, cuéntanos cómo conociste la convocatoria del Premio Ripley y qué te llevo a participar

Mi nombre es Ana Roux y, además de ser escritora cuando me lo permite el tiempo, terminé la carrera de Medicina hace unos meses. Soy una lectora voraz desde que era muy pequeña y la biblioteca siempre fue mi segunda casa; de donde también salió el club de lectores al que llevo perteneciendo desde los ocho años, y que es mi segunda familia. Me encanta viajar (lo que fue también una inspiración muy importante para crear mi relato) y soy seguidora fiel de muchas series de televisión, que es un medio que me parece maravilloso para contar historias con un lenguaje propio y me alegro de que se esté desarrollando tanto en los últimos años.

Conocí el premio Ripley a través de las redes sociales ya que, más o menos por las fechas por las que me empecé a mover por los círculos de escritores, se estaba anunciando la publicación de la primera convocatoria. Desde que me enteré en qué consistía me pareció una iniciativa fantástica y, en cuanto supe que iba a haber una segunda, me decidí a intentarlo yo también.

Sin hacernos demasiado spoiler, cuéntanos un poco acerca de tu relato. De dónde surge la idea, que querías contar.

Mi relato cuenta la historia de Marina, una anciana a la que todavía le quedan muchas ganas de vivir, y de cómo va a cumplir su sueño de la infancia a pesar de sus años, aunque no sea como ella esperaba.

La idea surgió durante una clase en la que hablábamos del final de la vida y a mí se me encendió una bombilla. Llevaba tiempo buscando un tema que me interesara lo suficiente como para escribir un relato para esta convocatoria y la historia de Marina fue mi respuesta. Además, cogí prestado el nombre de la protagonista para homenajear a una mujer a la que yo tenía mucho cariño y que miraba a la vida con las mismas ganas que mi personaje.

fotos

Ana Roux



Y tras la obra, la autora: cuéntanos un poco más de ti: ¿es tu primera participación en un premio o ya tienes otras obras publicadas?

Tengo un relato publicado en la antología «No son molinos: una antología de cachava y boina» (Ed. Cerbero) y otro en la antología «Iridiscencia», convocada por La Maldición del Escritor. El resto de mis proyectos siguen gestándose.

Aunque en otros países la tendencia ya es una realidad, en España aún “parece” que las autoras escriben poca ciencia ficción y terror. ¿Lo ves de ese modo? (y en ese caso, ¿por qué?)

La literatura de género en España es un círculo bastante pequeño. Los lectores son también autores en muchos casos y eso se nota en el fandom, que además es muy fiel a los géneros que le gustan y muy posesivo. Como en todos los sitios pequeños, cuesta dejar pasar por la puerta todo lo que es desconocido para los que llevan mucho tiempo dentro; aunque en este caso es más por ceguera del portero que porque nadie llamara al timbre. Ahora mismo las autoras jóvenes venimos en oleada porque nos hemos hecho fuertes apoyándonos entre nosotras, pero también porque las que vinieron antes (y todavía están) se partieron las manos escribiendo y aporreando puertas con sus obras hasta que empujaron para ir metiendo poco a poco un pie, una pierna y el cuerpo entero. Porque, como dice Kameron Hurley y muchas otras, las autoras de género siempre han estado ahí. Invisibilizadas, mal clasificadas, firmando con pseudónimo masculino o con iniciales… pero ahí.

¿Han ayudado las redes sociales, los portales especializados o las campañas de visibilización como este premio? Por supuesto que sí. Porque, por desgracia, de lo que no se habla sencillamente no existe. El ejemplo de unas llama a que se sumen otras. El efecto de poder pensar «Y si ella lo ha conseguido, ¿por qué yo no?» es uno de los grandes logros que creo que estamos consiguiendo, pero también sigue siendo un lujo que los que siempre se han visto representados no se dan cuenta de que lo tienen.

Por eso, afirmar que las autoras no escriben literatura de género es un error. La ciencia ficción y el terror están asociados a nombres masculinos por un sesgo histórico, y como tal establece una visión de la realidad ilógica y distorsionada. Ellos se publican más y se reseñan más y mejor, así que por supuesto que venden más. Además, a los autores masculinos se les permite fallar, ser mediocres con sus obras puntualmente y que eso no destruya sus oportunidades de seguir publicando en el futuro y las de todos los que comparten su categoría social. Ese es otro lujo que las autoras no tenemos. A nadie se le ocurre decir que los hombres escriben mala ciencia dicción porque no haya gustado el último libro de Fulanito, pero sí se escucha al revés cuando lo firma Fulanita. Y esto pasa ahora mismo, en 2018.

La deconstrucción es un proceso y el fandom va avanzando. A pasos de tortuga, pero nosotras vamos detrás, empujando, reclamando nuestro lugar. Algunas autoras veteranas dicen que las cosas siguen parecidas a como estaban hace veinte o treinta años, pero yo soy optimista. Conozco a muchas autoras a las que nadie va a ser capaz de parar y los lectores no lo vamos a permitir. Los huecos se abren, igual que las mentes. Siempre hemos estado aquí, pero ahora somos demasiadas como para que alguien intente cerrarnos la puerta de nuevo.

Uno de los motivos de la iniciativa Premio Ripley era animar a escritoras que consideraban estos géneros como ajenos a escribir, a hacerlos suyos. ¿Te consideras autora de algún género concreto? ¿Dónde te sientes más cómoda?

Soy lectora y escritora de género. Lo mío sin duda es la fantasía, que es donde me siento más en casa, pero la ciencia ficción también es uno de mis géneros favoritos para leer y crear. Me gustan las historias que se salen del mundo que conocemos, que se saltan alguna norma o que te sorprenden de alguna manera. Las mejores historias de amor, de aventuras o de misterio las he leído entre las páginas de un libro de fantasía o ciencia ficción, y espero poder escribirlas yo también.

Durante todo el proceso del Premio, y con la experiencia de la primera convocatoria, ha habido una gran actividad y resonancia en las redes y medios de comunicación. ¿Cómo lo has vivido?

El sentimiento de comunidad que se ha creado en las redes sociales entre escritores es un fenómeno precioso y que ojalá se pudiera trasladar a todos los ámbitos. Sobre todo la sororidad entre autoras, que celebramos los éxitos de una como si fuesen de todas, y eso es maravilloso. Cuando salió la convocatoria del premio nos animamos unas a otras mientras escribíamos, nos deseamos suerte cuando acabó el plazo y las felicitaciones fueron apabullantes cuando se publicó el resultado. Conocer a tantas personas tan especiales y a las que les apasiona lo mismo que yo es uno de los regalos que me ha dado la literatura. Siempre estaré agradecida al jurado del premio Ripley por confiar en mí y en mi relato, y darme la oportunidad de estar al lado de autoras a las que admiro.