Concepción Regueiro Digónentrevista
Alt text

Entrevistamos a Concepción Regueiro Digón

Con motivo del 8 de marzo, Día de la Mujer, entrevistamos a Concepción Regueiro Digón, autora de la obra La moderna Atenea, obra que editamos en enero y en la que por encima de todo destaca su carga feminista.

Hace más de diez años escribiste una obra de ciencia ficción con una gran carga feminista. Hoy es un 8 de marzo especial por la reivindicación que se está haciendo, así que la primera pregunta es inevitable: desde una perspectiva a diez años vista, ¿cómo ves la situación de la mujer en el mundo del libro, y especialmente en un género como la ciencia ficción en España?

Datos en mano, parece que sigue habiendo un predominio de libros escritos por hombres frente a los escritos por mujeres, extremo que se nota especialmente en lo referente a los géneros fantásticos, con una mayoría masculina aún mayor. Sin embargo, en los últimos tiempos podemos tener cierta esperanza, por cuanto se están publicando más obras de ciencia ficción escritas por mujeres en editoriales más receptivas, hay más oportunidades específicas (pensemos en Alucinadas o el Premio Ripley) y, lo que es fundamental, se están valorando de verdad, como demostraron los últimos premios Ignotus, con una importante presencia femenina en el palmarés.

Parece que la ciencia ficción está viviendo una relación muy especial con el feminismo en los últimos tiempos, como si el género tuviera que actualizarse en estos términos de manera acelerada por un retraso demasiado prolongado. ¿Qué opinas?

Creo que tiene mucho que ver con la respuesta anterior: había una ausencia clara de escritoras en todo el panorama de la ciencia ficción, lo que suponía, finalmente, una verdadera carencia respecto a sus enormes posibilidades pues, en demasiadas ocasiones, acababa cayendo en una sucesión de estereotipos e historias de sesgo machista. Las autoras venimos a aportar como mínimo una perspectiva enriquecedora para el género.

Hablemos de la obra. La primera cuestión parece inevitable, ¿cómo surgió La moderna Atenea?

Es un caso peculiar de personaje muy potente que termina imponiéndose sobre otros proyectos, y es que el germen de La moderna Atenea fue la idea de esa Dorotea Suances como una mujer extraordinaria a la que un autor tan fino en el análisis de la sociedad de su tiempo como Eça de Queiroz habría querido meter una de sus novelas más famosas (porque estoy convencida de que esto hubiera pasado de haber existido esa mujer). A partir de ahí surgió toda la historia que, de hecho, se impuso sobre otras que estaba escribiendo en aquellos momentos.

La trama se ambienta a través de dos siglos y es planteada mediante cartas, emails, y sobre todo por los escritos en un periódico local, ¿cree que se trata de una apuesta arriesgada?

Prefiero pensar que se trata de un desafío estimulante. Tengamos en cuenta que en muchas ocasiones nos vamos enterando de una historia de manera fragmentaria y por distintos medios: leemos algo por aquí, un/a conocido/a nos hace un comentario por allá… y luego vamos sumando. Pues es lo que, en líneas generales, ocurre en esta novela.

Dorotea es un personaje muy especial, que no se conforma con el papel que su época le ha dado a la mujer. Cuéntanos un poco acerca de esta protagonista indirecta.

Como comentaba antes, fue el propio personaje el germen de toda la historia. La idea de una mujer de clase alta en una ciudad pequeña, de gran formación cultural, que desarrolla un proyecto único en unos tiempos donde las mujeres tenían un papel subordinado al marido o al padre, con una vida privada absolutamente libre y ajena a las convenciones de la época resultaba lo suficientemente rica y compleja para articular a su alrededor toda una novela.

¿Cómo ha sido esta experiencia de volver a ver la obra editada, justo diez años después?

Muy ilusionante, que una historia tan peculiar tenga una segunda vida y que a la gente le siga gustando es toda una satisfacción.

Por último, ¿qué harás hoy, 8 de marzo?

Huelga, huelga, huelga (y aquí que quede constancia que esta entrevista fue contestada el 7 de marzo). Este 8 de marzo representa, además, una oportunidad importante para poner en valor a las mujeres frente al mundo. Solo deseo que esta convocatoria sea un éxito y podamos recordarla como un hito histórico.